La Educación del género humano, en tiempos remotos, estaba confiada a los más eminentes sabios que, no sólo podían discurrir con sus pupilos sobre materias cotidianas sino que de igual manera lo hacían sobre temas de la metafísica trascendental.